15 de mayo de 2012

Otra vez paseando por mis afueras

Retomo esta serie inacabada urgando en las carpetas de los primeros años, allá por 2005 y 2006, cuando este trabajo sobre la periferia de las ciudades y sus espacios fronterizos e indefinidos en los que la ciudad engulle al campo y el campo vuelve a engullir a la ciudad en cada descuido, lentamente, al ritmo del crecimiento de las ramas y flores y bla bla bla... 

 
Como ya dije en la anterior entrada sobre Las afueras ahora me importa más el recuerdo que tengo de aquellos paseos, las sensaciones y las emociones, las búsquedas que de externas pasaron a ser internas. Y sobre todo el paseo. El físico y reconfortante acto de caminar...


Así que, por si acaso al final decidiera retomar y reformular este proyecto, cuando elijo ahora las imágenes que me encuentro en esas carpetas antiguas, tengo más en cuenta la evocación personal y subjetiva que mi frágil memoria me deja aún apreciar, y no me importa ya la documentación o el análisis o la reflexión o la "inutilidad conceptual" en la que derivaron para mí esas caminatas.
Os dejo con algunas de esas imágenes...



2 comentarios:

Tres palabras dijo...

Duele el vacío de las imagenes, quisiera detener los momentos, para recrearlos una y mil veces, siempre vuelves, qué es la vida, seguir y volver, mirar atrás y andar. Qué seria de la memoria sin las fotos que hablan de otros tiempos, que guardan sensaciones.

fritzio dijo...

tus afueras, tus percepciones, tus compartidos hallazgos, tus fronteras