11 de enero de 2012

Declaración

Ya sabéis cuánto me gusta mi nombre. Me llamo Manuel, Manuel Delgado. Nací el 13 de marzo de 1966 en Villafranca de los Barros, un pueblo de la provincia de Badajoz. Viví quince años en Cáceres, y por eso -y por mucho más- soy cacereño. Aunque en 1999 acampé en Málaga, la ciudad donde mi cuerpo ha encontrado su oasis.




Soy conserje, y trabajo en la Universidad de Málaga, así que tengo mucho tiempo libre y poco dinero. Afortunadamente, nunca me aburro, por lo que ese tiempo libre es el mejor salario que he podido encontrar. Si no fuera por mi ciclotimia, lo emplearía mucho mejor, pero al final todo en mi vida termina siendo de aprovechamiento irregular, discontinuo, inconstante…

 
 


“Manuel, cantante es todo el que canta, pero artista sólo es el que mueve a las masas” me dijo Victor cuando yo era el vocalista y autor de los Balas de Talco, allá por 1988. Me apropié de la frase y aún así me cuesta decir que soy fotógrafo sólo porque hago fotos, o pintor porque a veces pinto ¿Cómo se llama alguien que hace collages, “collagero”? Lo que sí quisiera algún día es llegar a ser artista, como cantaba Concha Velasco ¡Un artista novel atrapado en el cuerpo de un cuarentón! ¿Eso se opera, Orlan?


¡Quién sabe! Mientras tanto, sólo me queda aprender, irregular e intermitentemente como todo lo mío. Aprender -a estas alturas- sin partitura ni concierto. Con la tristeza de haber llegado tarde a estos asuntos. Pero con la tranquilidad que otorga la libertad de mi primera meta, que no es otra que disfrutar de las emociones que guarden los límites de mi talento.



APRENDER. Pero a medida que aprendo, me hago más preguntas… ¿Por qué tomar fotografías? ¿De qué sirve manchar papeles blancos? ¿Qué falta le hacen al mundo mis rectángulos, mis ideas, mis inquietudes?




Pienso en ello, y encuentro sólo una respuesta: mi necesidad incontenible de expresarme. De conciliarme o de pelear contra el mundo. De gritar, de algún modo, mi paso por la vida. Y de afectar, quizás –en el mejor de los casos- alguna vez a alguien.


 


En definitiva, intentar ser el granito de arena de alguna cosa útil o bella. De manera abstracta. En la mirada de los otros. En sus cuerpos. Entre los pasos difusos de las aceras. Acaparando reflejos, objetos, emociones, ausencias… para ofrecer un collage con todo lo que alguna vez he mirado. Mi visión de un mundo imperfecto que invito a compartir…


 


…esperando siempre una respuesta.


 



Saber que estás por aquí de vez en cuando, que a veces me dices que te ha gustado esta u otra imagen, o que has aprendido algo, o conocido a algún artista del que no sabías nada... o siemplemente que con alguna imagen te has calentado...


 



...eso es suficiente para seguir.

4 comentarios:

julianen dijo...

hace años que te sigo, y sí me he calentado mas de una vez, tu sinceridad me conmueve, si alguna vez os venis por barcelona o sitges teneis una amigo

Pepe dijo...

Yo también te sigo, Manuel. Con lo que tú sientes, me ayudas mucho a seguir sintiéndome.

Tres palabras dijo...

Sigue llevándome; algunas veces solo soy yo el que te sigue y persigue, a rastras o de la mano, siempre a un paso, siempre por aceras manchadas, por calles de piedras que tú vuelves de colores. A mi también me gusta tu nombre.

www.felipeortegaregalado.es dijo...

hola manuel, soy felipe ortega, no sé si me recuerdas, amigo de rosita. El caso es que tu blog es uno de mis sitios más frecuentados cuando busco fotografías de calidad y también cuando busco verdad. Quería decirte que para mí siempre has sido artista; ya sea cantando o haciendo fotos. El que tiene la pulsión de expresarse y/o comunicar no encuentra freno, simplemente le sucede la inercia de realizarse a través del arte, como tú lo haces. Y eso de la intermitencia es más normal de lo que creemos. Miles de artistas funcionan de esa manera y no hay por qué cuestionarlo. Te llenas y te vacías, te vuelves a llenar y a vaciarte... Está bien que sea así y que lo asumas.
Bueno, pues poco más, que me alegro muchísimo de que tu mirada me haga pensar, de que me haga sentir, de que lances cuestiones pertinentes en la actualidad.
Te mando un abrazo y mucho ánimo.
felipe ortega-regalado