1 de noviembre de 2011

Cada vez más hondo

El disfraz.

Se agotaron las palabras.

Sólo una pena disfrazada, que supera el presente
-intermitente-, sobrevive.

Silencio.

No hay comentarios: