28 de septiembre de 2011

Un escalón más

Bandera. Rincón de la Victoria (Málaga), 2006.
Nunca hay que dejar de subir. Aunque recordemos a Sísifo, subiendo y bajando infinitamente las mismas escaleras.

2 comentarios:

Sero dijo...

siempre es mucho más agradable el movimiento. es más contemporáneo.
la quietud es más medieval. o al menos así me lo parece

Javier Arnott Álvarez dijo...

Mejor en tus fotografías que en el día a día.