17 de septiembre de 2011

Objetos en mi vitrina

Los objetos sin vida ¿guardan vida?

Los objetos sin vida.
Recuerdan la vida, al menos. La recopilan, como fotografías que fragmentan focalizan omiten silencian engullen pervierten una realidad que creemos haber vivido, esa que recordamos con los adornos y los agujeros del olvido.

Un objeto es como un hilo que tira de una emoción y la revive. Un objeto es el pasado, es el presente y, si permanece en la vitrina, será futuro y quizás nos sobreviva tras el cristal de otra mirada, delante de otra piel, en otra vida, portando los silencios y las sensaciones de una nueva -y supuesta- realidad.

En mi vitrina hay objetos heredados donde se solapan las huellas dactilares de familiares o desconocidos. Secretos asociados y amnesias son ahora míos. Pero sólo me cuentan lo que sé. Y lo que sé, lo olvido.

No hay comentarios: