16 de abril de 2014

Mírame/Look at me (nuevas pruebas)

Y, poco a poco, despacito, con calma, y con la intermitencia que me caracteriza... la nueva serie sigue avanzando. Mírame/Look at me está siendo, independientemente del resultado que pueda conseguir, el trabajo más dulce y bello de hacer de cuantos he emprendido. 


La generosidad de estos chicos y lo bonitos que están ahí desnudos, delante de mí y de la cámara, con sus inseguridades, sus emociones, su piel, su singularidad y sus talentos... es  algo que como experiencia ya hace que vaya a merecer la pena. 

De nuevo, gracias a todos ellos y, de nuevo, la invitación a todo aquél que quiera participar en el proyecto. Todos sois bien venidos sin importar físico ni edad. Estaré encantado de contar también contigo.

Os dejo con algunas de las fotos...



Michel


Alain


Alehop


Colin


Paul


Agustín


Manuel


Robert

Michael

Felipe



2 de febrero de 2014

Mírame/Look at me

Me cuesta arrancar a escribir después de esta larga retirada... Pero somos los de siempre, no? así que haré lo de siempre hasta normalizar de nuevo esta extrañeza.

Daniel

Ya habéis podido ver en las últimas entradas algunas de las fotos de la nueva serie en la que me he embarcado y que, al menos provisionalmente, ya tiene nombre: Mírame/Look at me. Os voy a contar brevemente de qué va esto (o de qué quiere ir...).

Alfonso

Sé que muchos conocéis Narcisos y ofelias. Y, aunque la nueva serie tiene algunas cosas en común con ésta, en su esencia son bastante diferentes, sobre todo, porque la otra era un retrato autobiográfico de mi experiencia, y en ésta estoy totalmente fuera de la escena.

Álvaro

Mírame/Look at me trata de la combinación de dos asuntos: el ofrecimiento del desnudo y la curiosidad de su contemplación. Dos ejes que se rozarán con otros temas que siempre me han importado, como mi idea de la intimidad y del modo más sano -en mi opinión- de afrontarla; o de cómo percibo y quiero mostrar el potencial que tiene el cuerpo cuando apartamos de nuestra mente las calificaciones y jerarquías "oficiales" de la belleza.
  
Carlos

Y no se trata de un desnudo sólo físico, sino que abarca tanto la intimidad y la expresión del cuerpo, como de las emociones. Todos los chicos están solos ante la cámara en un mismo escenario durante un par de horas: una cama como símbolo de lo íntimo; una pared como símbolo de la protección de lo privado; y una ventana que simboliza la luz que en mi opinión necesitan aún estos asuntos.

Robert

Con estas fotografías, me gustaría plantear algunas preguntas... ¿Qué hay de cuestionable en tener curiosidad por el otro? ¿Por qué está tan mal entendida e interpretada esa curiosidad? Si la curiosidad es lo que mueve el aprendizaje, las experiencias, el acercamiento a cualquier asunto o persona que nos interese... ¿Por qué tachar de "invasor" o “pervertido” a quien quiere saber del otro? ¿No os dan ganas de saber en qué trabaja, cómo duerme, cómo tiene la polla, si es sensible, si tiene algún problema, si es cariñoso, si tiene un pecho bonito, si será o no buena persona...?
 
Salva
Formamos parte de una unidad que también quiere conocerse a sí misma ¿Quién dice que sea beneficioso sujetar, ocultar o postponer esas preguntas sobre los otros? Esa curiosidad es la que detona el acercamiento a alguien que te gusta. No la censures. Y, por supuesto, no censures en absoluto tu deseo de expresarte, de enseñarte, de buscar la mirada de otros...

Miguel Ángel

Y... simplificando mucho, de eso va el trabajo, de darle dignidad a la curiosidad que tenemos los unos por los otros. Y, por supuesto, también para dar frescura, alegría, visibilidad, libertad, calor, un puntito de locura, de belleza natural, valentía, honestidad,…

Salvador

... y todo lo que aporte cada uno de estos valientes, que se enfrentan a un espacio en blanco para llenarlo de sí mismos, para enseñarse a los otros, y para vivir una experiencia que será todo lo singular que cada uno quiera. La libertad es absoluta en esa cama, tanto para los más osados como para los más tímidos. Y todos son valorados igual y, entre todos, me están ayudando con gran generosidad a contar esto.

Carlos S.


 Y... si alguien quiere participar, que me lo diga.

No es necesario que tu desnudo sea explícito. No es necesario que llores. No es necesario que mires a la cámara, ni que te olvides de ella. No es necesario que rías. No es necesario que quieras excitar al espectador. No es necesario que evoques recuerdos emotivos. No es necesario hablar. No es necesario que contengas tu ira. No es necesario tener abiertos los ojos, ni cerrarlos. No es necesario que tus manos acaricien tu piel, ni que tus dedos pellizquen tus pezones. No es necesario que venzas la timidez. No es necesario que te masturbes si la situación te excita. No es necesario que te sientas valiente ni seguro. No es necesario que lamas la pared. No es necesario que transmitas alegría. No es necesario que dejes que te invada la tristeza. No es necesario que abras tus nalgas para enseñarnos tu agujero. No es necesario que te muevas, ni que te quedes quieto. No es necesario estar gordo ni flaco, guapo ni feo, peludo ni depilado... Nada de esto es necesario. Pero puedes HACER y SER todo lo que quieras delante de la cámara. Es tu oportunidad.